Aumentar tamaño de letra: A A A

Mantener una dieta equilibrada

10 Min LECTURA

Una dieta bien equilibrada debe incluir alimentos saludables de todos los grupos: proteínas, cereales, frutas y verduras y grasas saludables.

Una dieta bien equilibrada debe incluir alimentos saludables de todos los grupos: proteínas, cereales, frutas y verduras y grasas saludables.

1. Proteínas

Las proteínas son los componentes básicos de muchas partes de nuestro cuerpo, como los huesos, los músculos, la piel y las células sanguíneas. Durante el tratamiento del cáncer, algunas personas necesitan más proteínas de lo habitual. Comer suficientes proteínas ayuda a favorecer la curación y a mantener la fuerza. Las proteínas son especialmente importantes para los pacientes que han perdido peso y masa muscular.

Las fuentes saludables de proteínas son carne magra, aves magras sin piel, pescado o marisco, huevos, frutos secos sin sal y semillas, mantecas de frutos secos naturales, alubias, guisantes y legumbres. Otras fuentes no cárnicas son el yogur, el queso y algunos cereales, como la quinoa.

2. Cereales

Hay dos categorías de cereales: refinados e integrales.

Los cereales refinados se procesan para eliminar la capa externa, que contiene muchas vitaminas y fibra.

Los cereales integrales son más saludables porque conservan la capa externa. Comer cereales integrales proporciona fibra que puede aliviar el estreñimiento.

Los cereales también contienen nutrientes importantes. Entre ellos se encuentran las vitaminas B, el folato, el hierro, el magnesio y el selenio, que son vitaminas y minerales importantes que son útiles para las funciones del organismo, como la producción de energía. También favorecen un sistema nervioso y un sistema inmunitario sanos.

Entre los ejemplos de cereales integrales saludables se encuentran el arroz integral, el arroz silvestre, la cebada, la quinoa, el mijo, el sorgo, el bulgur, la avena, la harina de avena y la harina de maíz integral, así como el pan integral, las pastas integrales y los productos a base de harina de trigo integral.

3. Frutas y verduras

Una de las partes más importantes de una dieta saludable es comer frutas y verduras variadas. La mayoría de las frutas y verduras son, de por sí, bajas en calorías y grasas. También son fuentes de antioxidantes y sustancias fitoquímicas (sustancias químicas vegetales que confieren a las frutas y verduras sus vivos colores). Las sustancias fitoquímicas y los antioxidantes son útiles para el organismo, ya que pueden reducir el daño celular, disminuir la inflamación y apoyar la función inmunitaria. Las frutas y verduras enteras también son ricas en fibra, lo que aumenta sus beneficios para la salud.

Anímese a comer frutas y verduras de diferentes colores.

Los colores verde, rojo, morado, blanco, naranja y amarillo tienen nutrientes esenciales diferentes.

Por ejemplo, las verduras verdes aportan mucho hierro vegetal, que ayuda a las células sanguíneas a transportar el oxígeno; folato, que ayuda a mantener los glóbulos rojos saludables; y potasio, que puede ayudar con la presión arterial.

Las frutas y verduras de color amarillo y naranja aportan vitaminas A y C, que pueden ayudar con la función inmunitaria.

4. Grasas saludables

Existen 4 tipos de grasas: saturadas, trans, poliinsaturadas y monoinsaturadas.

Las grasas saturadas y trans son grasas poco saludables. Se encuentran a menudo en alimentos procesados, fritos y con alto contenido de grasa. Estas grasas poco saludables son sólidas a temperatura ambiente e incluyen mantequilla, productos lácteos y carnes grasas.


Las grasas insaturadas saludables se encuentran en las verduras, los frutos secos, las semillas, el pescado y los aceites líquidos a temperatura ambiente. Las fuentes de grasa saludable son aceite de oliva, aceite de cacahuete, aceite de canola, aceite de cártamo y aceite de girasol; aguacate o aceite de aguacate; pescados grasos, como salmón, caballa y sardinas; y semillas y frutos secos, como semillas de lino y nueces.

¿Sabía que...?

Comer bien y mantener un peso corporal saludable es importante durante todo el tratamiento. Entre los posibles beneficios de una buena nutrición se encuentran reducir el riesgo de infección y curarse y recuperarse más rápidamente después del tratamiento.

Para satisfacer mejor sus necesidades individuales, su profesional sanitario puede recomendarle una dieta especial adaptada en función de sus síntomas del cáncer y de sus necesidades nutricionales.

Utilice alimentos saludables en sus comidas.

Una dieta saludable está formada por muchas partes, pero ¿cómo se encajan todas?.

Hay muchas maneras de comer de manera saludable.

Estas son algunas de sus recomendaciones:

  • Prepare la mitad del plato con frutas y verduras.
  • Escoja una variedad de frutas y verduras enteras en lugar de frutas en conserva y zumos.
  • La mitad de los cereales deberían ser integrales.
  • Elija productos lácteos sin grasa o bajos en grasa.
  • Elija proteínas magras variadas.
  • Elija alimentos y bebidas con un bajo contenido de sodio, grasas saturadas y azúcares añadidos.

Haga que sus comidas favoritas sean más saludables

¿Tiene alguna comida favorita que le levanta el ánimo? Incluso los alimentos que levantan el ánimo pueden hacerse más saludables. Le presentamos algunas sencillas sugerencias para añadir más alimentos de origen vegetal a su dieta.

  • Prepare unos macarrones con queso saludables

Use ziti de trigo integral para hacer macarrones con queso. Mientras cocina los ziti, añada ½ taza de espinacas descongeladas a la olla, con lo que tendrá una ración de verdura.

  • Pruebe los fideos vegetales

Reduzca la cantidad de espagueti sustituyendo la mitad de la receta por fideos de calabacín (también los puede encontrar preparados en la sección de hortalizas o de congelados).

  • Incluya verduras en el desayuno

Saltee unas verduras variadas en la sartén antes de cocinar los huevos como más le gustan. Puede utilizar verduras congeladas para ahorrar tiempo o picar entre ½ y 1 taza de verduras frescas.

  • Elija comidas sin carne

Si prepara una sopa o un estofado, puede prescindir del jamón o de la carne y utilizar alubias o lentejas y quinoa como fuente de proteínas. También puede hacerlo si come en un restaurante mexicano, por ejemplo, pidiendo un burrito sin carne y con alubias.

  • Prepárese un batido

Añada 1 taza de espinacas baby o de col rizada, que son fáciles de mezclar. De este modo tendrá una ración de verduras sin cambiar el sabor.

Estos son algunos ejemplos de comidas saludables y fáciles de preparar para los pacientes con cáncer:

DESAYUNO

Avena con leche baja en grasa, con 1 cucharada de nueces picadas y 1 naranja en rodajas.

ALMUERZO

Pita de trigo integral pequeña rellena de una lata de atún al natural (85 g) mezclado con mostaza y ¼ de aguacate; una ensalada pequeña.

CENA

1 taza de pasta integral con salsa de tomate con 115 g de carne de pollo o pavo picada, 1 taza de espinacas congeladas salteadas.

TENTEMPIÉS

Un yogur desnatado con ½ taza de arándanos; 2 tazas de palomitas de maíz recién hechas; 4 dátiles cubiertos con 1 cucharadita de mantequilla de nuez natural cada uno.

 

Manipulación segura de los alimentos

Durante el tratamiento, es importante que conozca seguridad alimentaria. Ahora tiene más probabilidades de contraer una infección de cualquier origen, incluido el alimentario. Esto se debe a que su enfermedad y su tratamiento pueden debilitar su sistema inmunitario1. A continuación, encontrará algunas pautas generales.

Normas generales: los cuatro pasos básicos de la seguridad alimentaria2:

1.
Lávese las manos y limpie las superficies con frecuencia
2.
Separe la carne, las aves, el pescado, los mariscos y los huevos crudos de los alimentos listos para comer
3.
Cocine los alimentos a una temperatura interna segura
4.
Enfríe los alimentos perecederos antes de las 2 horas desde que los compró

 

  • Temperatura de los alimentos

Las temperaturas internas mínimas seguras de los alimentos cocinados son de 62  °C para la carne de vaca, cerdo, cordero y ternera; 71 °C para la carne picada, y 74 °C para las aves2.

  • Evite los alimentos de alto riesgo

Asegúrese de evitar los alimentos de alto riesgo que tienen más probabilidades de contener bacterias. Los alimentos de alto riesgo son las carnes, aves, mariscos o huevos crudos o poco cocinados; los productos lácteos sin pasteurizar (leche o queso); las frutas o verduras sin lavar; las salchichas y fiambres fríos sin cocinar y los brotes crudos (como alfalfa, alubias, etc.)2.

  • Elija productos envasados en lugar de cocinados in situ

Cuando vaya a la compra, elija productos envasados en lugar de cocinados en el propio lugar. Por ejemplo, elija un frasco de salsa en lugar de una salsa recién hecha en la tienda, un aderezo para ensalada envasado en lugar de uno casero o frutos secos en un envase precintado en lugar de comprados al peso2.

Recuerde que es importante seguir las normas de seguridad alimentaria en todo momento: cuando haga la compra, cuando cocine, cuando guarde y coma sobras y cuando coma fuera. Si no está seguro de comer o no un tipo de alimento, consulte con el profesional sanitario. Si no está seguro de si un alimento está estropeado, es mejor tirarlo que comer algo que quizás no esté en buen estado.


Lista de comprobación

Para seguir por el buen camino, puede utilizar esta práctica lista de verificación sobre nutrición saludable, planificación de comidas y seguridad alimentaria.

Asegúrese de hablar con su profesional sanitario antes de hacer cambios en su alimentación.
Trate de seguir una dieta equilibrada, incluyendo alimentos de cada uno de los grupos.
Elija fuentes saludables de proteínas, cereales, frutas, verduras y grasas en cada comida.
Haga que sus comidas favoritas sean más saludables añadiendo o utilizando alimentos de origen vegetal.
Haga de la seguridad alimentaria una prioridad. En caso de duda con un alimento, tírelo.
Utilice recursos fiables cuando busque información alimentaria y nutricional, pregunte a su médico.

 

(1) The Immune System and Cancer. Cancer Research UK.https://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/what-is-cancer/body-systems-and-cancer/the-immune-system-and-cancer. Published December 15, 2017. Accessed April 15, 2020.
(2) Food Safety for People with Cancer. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/food/foodborneillnesscontaminants/peopleatrisk/ucm312565.htm.Published March 12, 2019. Updated June 22, 2018. Accessed April 15, 2020.

 

Esta publicación es una herramienta de apoyo para las personas afectadas por cáncer. El contenido de la misma no sustituye al diagnóstico realizado por un profesional sanitario. Se trata de una publicación de carácter orientativo y divulgativo, por lo que usted no debe someterse a tratamientos, ni seguir consejos, sin dirigirse antes a un profesional sanitario. Así mismo, ante cualquier duda respecto al mismo, debe dirigirse a su profesional sanitario.

PP-UNP-ESP-0333 agosto 2023